5 reglas básicas para preparar tus telas de lino

Preparación y cuidado del lino
Preparación y cuidado del lino

Te acabas de comprar o acabas de recibir en casa unos bonitos retales de tela de lino. Antes de empezar cualquier proyecto, habrá, como siempre, que preparar el tejido para la costura. Estas 5 reglas básicas para preparar y cuidar tus prendas de lino te serán útiles antes de comenzar, pero también luego, para que la prenda de lino guarde su esplendor durante muchos años.

 


Projecto relacionado con la tela de lino:

El vestido E del Stylish Dress Book


Regla 1: El primer baño antes de comenzar

cuidado del lino

Puedes meter los retales por separado en la lavadora siguiendo los consejos de lavado de la regla nº2, ¡pero eso no es lo que hubieran hecho nuestras abuelas! Ellas hubieran preferido poner las piezas, siempre por separado, en remojo en agua fría durante toda una noche. Este procedimiento evita que encoja el tejido y aumenta su resistencia a las manchas. Si le añades un vasito de vinagre blanco al agua del baño, ¡mejor que mejor!

Regla 2: Un lavado a 40ºC máximo

El lino es delicado y requiere cuidados especiales: nada de meter las prendas enrolladas de cualquier manera con el resto de la colada semanal en el tambor de la lavadora 🙂 . Si no rellenas el tambor, si respetes un límite de 40ºC y le evitas un centrifugado excesivo, no solo tu lino te durará muchos años, sino que también se hará cada vez más suave.

Regla 3: No la líes con el detergente

Ya sabes que no se mezcla con los colores. Eso vale para tus prendas de lino. Limpias las blancas con un detergente suave, para textiles delicados, y sobretodo, ¡NADA DE LEJíA! El lino odia el cloro. Si no quieres que se vuelva amarillo, pues ya sabes, nada de cloro. El lino de color, mejor lávalo con un detergente especial para prendas oscuras.

Regla 4: Nada con el aire para secar la ropa

Ropa al aire

¡El aire fresco le sienta igual de bien a la ropa que a ti! Tiéndela al aire, evitando una exposición directa al sol si las prendas son oscuras. Un secado natural tiene muchas virtudes: es mejor para tu piel, deja la ropa impecable y, al destender la fibra, le da una caída natural… ¡que te puede ahorrar el planchado!

Regla 5: Olvídate de la plancha, … ¡si puedes!

Si te tomas el tiempo de tender el lino con cuidado, quitándole las arrugas lo mejor que puedas, podrás guardar el lino sin plancharlo. Pero si prefieres un acabado más pulido, siempre lo puedes planchar, eso sí, con la plancha muy caliente (alrededor de 200ºC). Mejor protegerlo con un trapo húmedo y planchar del revés para evitar cualquier alteración de la prenda…

 

 

 

Projecto relacionado con la tela de lino:

El vestido E del Stylish Dress Book