Cómo distinguir el derecho del revés de una tela

Acabas de comprarte una tela nueva para tu nuevo proyecto o el mensajero te la ha entregado ahora mismo y aquí la tienes, en su misterioso envoltorio. Siempre es un momento mágico, el primer paso hacia una nueva prenda 🙂 .

El segundo paso, sin embargo, puede ser más complicado: se trata de distinguir el derecho del revés de tu tela antes de disponer las piezas del patrón encima. A veces el «lado bueno» salta a la vista, otras veces, sin embargo, te tocará investigar el tema antes de tomar la crucial decisión. Una vez lo hayas decidido, podrás lavar la tela sin preocuparte. Después de secarla, te aconsejo que la planches encarándola derecho con derecho. Es lo que hago yo…. Así estará lista para recibir las piezas del patrón a la hora del corte.

Pero de momento te queda investigar. Te encontrarás la mayor parte del tiempo con estos 6 casos. ¡Aquí los tienes!

Caso 1 El derecho se distingue claramente del revés

Este es el caso de la gran mayoría de los algodones estampados: el lado del estampado, el más bonito, es el derecho. El otro, el que se ve más liso el revés. Aquí la diferencia salta a la vista! Es el caso, por ejemplo, de la tela morada de mi vestido E por Emilie.

Caso 2 Tiene marca de fábrica en el orillo

Otro índice que puede ayudarte: la firma del fabricante en el orillo. Suele estamparse en el lado derecho de la tela. A veces, en el caso de los algodones para patchwork, por ejemple, se acompaña del código de colores que se han utilizado para imprimir el tejido. Pues, en este caso también, no hay duda: ¡este es tu lado derecho!

Caso 3 La tela tiene algo de brillo

Una solución puede ser la de acercar la tela a la luz de una buena lámpara o del sol. Si la composición del tejido incluye fibras que tengan reflejo, como la seda, el lado derecho brillará un poco más que el revés, más mate.

Caso 4 Los agujeritos de los orillos

En el caso del lino liso, por ejemplo, es muy difícil distinguir el derecho del revés a primera vista. Pero si miras los orillos, o mejor, si pasas el dedo a lo largo del canto, notarás que hay una parte más rugosa que la otra: es el derecho. En efecto, por este lado han salido las puntas del telar que sujetaban el tejido durante la fabricación. Las puntas estas entran por el lado del revés et salen por el derecho. Por eso, las rebabas (se llaman así estos agujeros) son «cóncavos» en el revés y salientes en el derecho.

Caso 5 Las telas de punto: ¡otro mundo!

En el caso de las telas de punto, puede ser difícil identificar el derecho del revés en el caso en que se parezcan mucho. Sin embargo, mirando de muy cerca, verás una leve diferencia. El lado derecho está formado por una serie de pequeñas «v» que se imbrican las unas en las otras (vvvvvvvv). En el lado del revés, al contrario, tenemos unas pequeñas olas horizontales (~~~~~~~~~~). La diferencia es sutil, pero te ayudará a distinguir ambos lados. ¡Ayúdate de una buena lupa si es necesario!

Caso 6 ¡No hay manera de distinguir el derecho del revés!

En este caso, ¡que no cunda el pánico! El lado derecho serás el que tú decidas, el que más te guste. Si son iguales, ¡el que digas! El otro será el revés, y ya está. Eso sí: una vez tomada la decisión y después de lavar la tela, mejor marques el revés con una tiza de sastre. Así te aseguras de que siempre respetarás esta elección a la hora de encarar las piezas durante el montaje. Y evitarás situaciones embarazosas como la de salir a la calle y que tu mejor amiga te diga que ¡tienes una manga que te brilla más que la otra!

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.